• 981 16 03 10
  • info@valoraconsultores.com

“Ya es obligatorio reportar información no financiera” Senén Ferreiro Páramo – CEO de Valora

“Ya es obligatorio reportar información no financiera” Senén Ferreiro Páramo – CEO de Valora

Arrancamos el año con un cambio sustancial en las obligaciones de las empresas y las responsabilidades de los Consejos de administración. La aprobación del Real Decreto Ley 18/2017, obliga a las grandes empresas a reportar información no financiera, relacionada con cuestiones sociales, medioambientales, de recursos humanos, de respeto a los derechos humanos y de lucha contra la corrupción. Esta información debe integrarse en el informe de gestión que acompaña a las cuentas anuales y ser a aprobada por el Consejo de Administración y la Junta General de Accionistas, con aplicación al reporte de 2017.

Este tipo de información, que solemos encuadrar en la información de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) o de sostenibilidad, ya venía siendo reportada por la mayoría de las grandes empresas, pero de forma voluntaria y en el marco de estándares de reporte voluntarios, como la Global Reporting Iniatitive (GRI) o el Reporte Integrado (IR). La nueva legislación convierte el reporte de parte de esta información en obligatorio, lo que sin duda abre un nuevo escenario.

Desde que hace 15 años empezamos a trabajar en materia de estrategias y reporte corporativo de sostenibilidad, muchas empresas han ido evolucionando en la calidad y cantidad de la información que presentaban en sus memorias de sostenibilidad o RSC. Asimismo, las crecientes demandas de información de accionistas, inversores con criterios ASG (Ambientales, Sociales y de buen Gobierno) y el liderazgo de empresas en índices bursátiles sostenibles como el Dow Jones Sustainable Index (DJSI) y el FTSE4Good, han incrementado enormemente el reporte de información.

No obstante, estos avances voluntarios no ha sido suficientes para los legisladores europeos ante los múltiples casos de problemas empresariales por mala gestión y mal gobierno, algunos de ellos con gran impacto mediático y social, motivo por el que impulsaron la Directiva europea de información no financiera y diversidad (2014/95/UE del 22 de octubre de 2014), que ahora se traspone a la legislación española.

El objetivo de esta nueva regulación es contribuir a “medir, supervisar y gestionar el rendimiento de las empresas y su impacto en la sociedad”, a través del reporte de cuestiones medioambientales y sociales, así como las relativas a la gestión de personas, al respeto de los derechos humanos y a la lucha contra la corrupción, el soborno y la diversidad.

En España, aplica a las empresas consideradas de interés público (de conformidad con la legislación de la auditoría de cuentas), con más de 500 empleados en el último año y que en los dos últimos ejercicios hayan tenido un activo consolidado superior a 20M €, o un neto de cifra anual de negocios superior a 40M €. Varios países europeos han ido más allá y han abierto el ámbito de aplicación a empresas de menos de 250 empleados.

EN ESTE NUEVO ESCENARIO, TODAS LAS EMPRESAS, GRANDES Y PEQUEÑAS, DEBERIAN INICIAR LA MEDICION Y GESTION DE SU INFORMACION NO FINANCIERA

Por tanto, se habré un nuevo escenario que afecta directamente a la gestión empresarial y a las responsabilidades de los directivos y los consejos de administración. Ya no es suficiente con gestionar y reportar con el foco puesto en la información financiera.

Sin duda, la solicitud de información no financiera se extenderá a las cadenas de proveedores y a las pymes y finalmente a nuestros clientes, impulsando una mayor transparencia en la información empresarial, que refleje mejor la calidad y capacidad de los equipos directivos y ayude a mejorar el valor de compañía.

valora