• 981 16 03 10
  • info@valoraconsultores.com

Category ArchiveInformación no financiera

¿Por qué una nueva ley para obligar a reportar información no financiera?

¡Otra ley más, como si no tuviéramos bastante en las empresas! Con toda la razón, es lo primero que nos viene a la cabeza.

La nueva Ley 11/2018 sobre Información no Financiera y Diversidad, fue aprobada a finales del año pasado y tiene aplicación inmediata en la formulación y presentación de cuentas del ejercicio 2018, obligando a un esfuerzo extra a las empresas afectadas.

Dejando un momento de lado la natural queja, permítanme que haga una reflexión diferente: ¿y si esta ley viene a resolver muchos de los problemas que estábamos teniendo en las empresas? Sólo citaré algunos:

  • dificultad de captar y retener talento, por una baja percepción de los candidatos sobre los valores de la empresa
  • baja fidelidad de los clientes, que buscan compromisos de las compañías ante retos sociales y ambientales y que juzgan nuestra reputación
  • creciente incomprensión y desafección de la sociedad hacia los empresarios
  • competencia desleal de compañías de otros mercados, con estándares éticos, laborales y sociales más bajos
  • exigencias de transparencia de inversores y entidades financieras

Para muchas empresas no es algo nuevo, pues desde hace ya algunos años trabajan y reportan estas cuestiones. Nosotros llevamos desde nuestros orígenes en 2002 desarrollando estrategias de sostenibilidad en compañías líderes y ayudándolas a construir y verificar su información no financiera. Pero a pesar de ello, existían tres grandes críticas de algunos grupos de interés que afectaban a la credibilidad estos compromisos: que la información la emitían las propias empresas y no era homogénea entre ellas, que no estaba verificada de forma independiente y que había poca transparencia.

En este contexto, soy de la opinión de que la nueva Ley 11/2018 resuelve de un solo golpe la mayoría de estas debilidades y fortalece la gestión de las empresas, de sus administradores y de los equipos directivos  profesionales y honestos en su gestión. 

La ley, desarrollo de una directiva europea, nos da un marco homogéneo de obligaciones de reporte y transparencia para todas las empresas europeas.  Nos permite poner en valor muchos de los compromisos y esfuerzos corporativos, agrupa en un único mensaje la demostración del cumplimiento de la gran cantidad de legislación no financiera existente y nos permite conectar con nuestros grupos de interés, mejorando nuestra reputación.

Cierto es que soy de naturaleza positiva, pero realmente creo que en esta ocasión, el esfuerzo de cumplimiento de la Ley 11/2018, nos va generar un gran valor real a las empresas y a la sociedad.

 

Senén Ferreiro Páramo – Socio Director VALORA

 

La Ley 11/2018 sobre información no financiera y diversidad: Síntesis de Obligaciones y empresas afectadas.

La Ley 11/2018 sobre información no financiera y diversidad: Síntesis de Obligaciones y empresas afectadas.

Su mayor impacto es la obligación para determinadas empresas, de elaborar un nuevo informe de gestión, el Estado de Información No Financiera (EINF), que deberá ser aprobado por el Consejo de Administración y ser verificado por un verificador independiente cualificado.

REQUERIMIENTOS DE CONTENIDO DEL EINF

Los contenidos a los que debe hacer referencia el Estado de Información No Financiera, están relacionados con cuestiones medioambientales, sociales, relativas al personal, al respecto de los derechos humanos y a la lucha contra la corrupción y el soborno. Esta información debe exponerse en contexto del modelo de negocio de la compañía, haciendo una descripción de las políticas, de los resultados y los riesgos vinculados a esas cuestiones.  El EINF debe incorporarse en el informe de gestión de la empresa obligada o, en su caso, en un informe separado correspondiente al mismo ejercicio que incluya el mismo contenido y cumpla los requisitos exigidos. Con ello, la nueva ley busca contribuir a medir, supervisar y gestionar el rendimiento de las empresas y su impacto en la sociedad.

EMPRESAS AFECTADAS
Deberán presentar un Estado de información no financiera, aquellas empresas que formulen cuentas consolidadas, que se encuentre en una de estas situaciones:

  • tengan un número medio de trabajadores superior a 500 empleados y que tengan la consideración de entidades de interés público o bien,
  • que teniendo un número medio de trabajadores superior a 500 empleados, reúnan durante dos ejercicios consecutivos dos de las características que la defina como de Gran Empresa según la Directiva 2013/34:
  1. que el total de las partidas del activo consolidado sea superior a 20.000.000 de euros,
  2. el importe neto de la cifra anual de negocios consolidada supere los 40.000.000 de euros
  3. o el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio sea superior a 250.

La Ley expone que aumentará su alcance en los próximos tres años, momento en el cual aplicará también a las empresas de más de 250 trabajadores y que cumplan los requisitos anteriormente expuestos, exceptuando a las entidades que tienen la calificación de empresas pequeñas y medianas.

REQUERIMIENTOS DE VERIFICACIÓN
Hasta la fecha, no existía ninguna obligatoriedad de verificación de la información no financiera, pero con la aprobación de esta Ley, pasa a ser obligatorio que un prestador independiente de servicios de verificación revise la información contenida en el Estado de información no financiera. Los auditores de cuentas y las sociedades de auditorías de cuentas, únicamente  deben comprobar que se haya facilitado el estado de información no financiera.

REQUERIMIENTOS DE DIVULGACIÓN
Finalmente, la divulgación de esta información deberá disponerse de forma gratuita en los primeros seis meses desde la finalización del ejercicio y deberá permanecer disponible al menos durante cinco años.

ANÁLISIS DE VALORA
Con su aprobación y publicación en el BOE de 29 de diciembre de 2018, se modifica el Código de Comercio, el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital aprobado por el RDL 1/2010, de 2 de julio, y la Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas, adaptando nuestra normativa a la Directiva 2014/95/UE. Esta modificación en la regulación mercantil, nos da un mensaje de su relevancia, así como del impacto que está teniendo en un gran número de empresas europeas, configurándose como una nueva variable en las operaciones comerciales y financieras en el marco de la UE.

Sin duda, la nueva Ley busca empresas mejor gestionadas y más transparentes, frente a los retos que preocupan a la sociedad actual y a los inversores, y que van más allá de los estados financieros al uso. Ello implicará que los equipos gestores se refuercen, interna y externamente, para dar respuesta a ello, y que los equipos de verificación independiente dispongan de la especialización consecuente para abordar el proceso.

VALORA COMO VERIFICADOR
Nuestra especialización nos ha permitido actuar como verificadores independientes cualificados de información no financiera. En éste ámbito trabajamos en el marco de normas internacionales como la ISAE 3000 y disponemos de múltiples referencias y acreditaciones en materia de gestión de la información no financiera, destacando nuestra pertenencia desde hace 10 años a la Global Reporting Iniatiative, como Organitation Stakeholder y GRI Gold, siendo miembro activo en diversos grupos de trabajo.

El equipo de VALORA puede ayudarle en la valoración del impacto de los nuevos requisitos en su compañía y en los procesos de verificación que son requeridos. Quedamos a su disposición para ampliar la información que considere necesaria.

MÁS INFORMACIÓN AQUÍ

 

“Ya es obligatorio reportar información no financiera” Senén Ferreiro Páramo – CEO de Valora

Arrancamos el año con un cambio sustancial en las obligaciones de las empresas y las responsabilidades de los Consejos de administración. La aprobación del Real Decreto Ley 18/2017, obliga a las grandes empresas a reportar información no financiera, relacionada con cuestiones sociales, medioambientales, de recursos humanos, de respeto a los derechos humanos y de lucha contra la corrupción. Esta información debe integrarse en el informe de gestión que acompaña a las cuentas anuales y ser a aprobada por el Consejo de Administración y la Junta General de Accionistas, con aplicación al reporte de 2017.

Este tipo de información, que solemos encuadrar en la información de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) o de sostenibilidad, ya venía siendo reportada por la mayoría de las grandes empresas, pero de forma voluntaria y en el marco de estándares de reporte voluntarios, como la Global Reporting Iniatitive (GRI) o el Reporte Integrado (IR). La nueva legislación convierte el reporte de parte de esta información en obligatorio, lo que sin duda abre un nuevo escenario.

Desde que hace 15 años empezamos a trabajar en materia de estrategias y reporte corporativo de sostenibilidad, muchas empresas han ido evolucionando en la calidad y cantidad de la información que presentaban en sus memorias de sostenibilidad o RSC. Asimismo, las crecientes demandas de información de accionistas, inversores con criterios ASG (Ambientales, Sociales y de buen Gobierno) y el liderazgo de empresas en índices bursátiles sostenibles como el Dow Jones Sustainable Index (DJSI) y el FTSE4Good, han incrementado enormemente el reporte de información.

No obstante, estos avances voluntarios no ha sido suficientes para los legisladores europeos ante los múltiples casos de problemas empresariales por mala gestión y mal gobierno, algunos de ellos con gran impacto mediático y social, motivo por el que impulsaron la Directiva europea de información no financiera y diversidad (2014/95/UE del 22 de octubre de 2014), que ahora se traspone a la legislación española.

El objetivo de esta nueva regulación es contribuir a “medir, supervisar y gestionar el rendimiento de las empresas y su impacto en la sociedad”, a través del reporte de cuestiones medioambientales y sociales, así como las relativas a la gestión de personas, al respeto de los derechos humanos y a la lucha contra la corrupción, el soborno y la diversidad.

En España, aplica a las empresas consideradas de interés público (de conformidad con la legislación de la auditoría de cuentas), con más de 500 empleados en el último año y que en los dos últimos ejercicios hayan tenido un activo consolidado superior a 20M €, o un neto de cifra anual de negocios superior a 40M €. Varios países europeos han ido más allá y han abierto el ámbito de aplicación a empresas de menos de 250 empleados.

EN ESTE NUEVO ESCENARIO, TODAS LAS EMPRESAS, GRANDES Y PEQUEÑAS, DEBERIAN INICIAR LA MEDICION Y GESTION DE SU INFORMACION NO FINANCIERA

Por tanto, se habré un nuevo escenario que afecta directamente a la gestión empresarial y a las responsabilidades de los directivos y los consejos de administración. Ya no es suficiente con gestionar y reportar con el foco puesto en la información financiera.

Sin duda, la solicitud de información no financiera se extenderá a las cadenas de proveedores y a las pymes y finalmente a nuestros clientes, impulsando una mayor transparencia en la información empresarial, que refleje mejor la calidad y capacidad de los equipos directivos y ayude a mejorar el valor de compañía.